Publicado: 28 de Febrero de 2014

En artículos anteriores hablamos de cómo preparar una pared para dejarla lisa. A continuación vamos a ver dos de los varios tipos de pinturas que existen para decorar esta pared; Pintura plástica lisa y laca (al agua o al disolvente) con acabado liso.

       En cualquiera de las dos lo primero que tenemos que hacer es dejar un buen acabado liso, esto se consigue emplasteciendo todos los pequeños defectos que tenemos en la pared con una masilla fina del tipo Rualaix y lijándola posteriormente con una lija muy fina, después hay que revisar el paramento detenidamente, para esto los profesionales suelen utilizar una lamparilla portátil ya que con mayor luz y su refracción se aprecian mejor los defectos. Si una vez efectuada la revisión descubriésemos mas defectos tendríamos que repetir la operación. Cuanto más perfecta quede la pared mejor quedara el acabado, ya que este paso es el que dará la planimetría y la mejor textura a la pintura final.

       Para la aplicación de pintura plástica lisa lo más importante es utilizar un material de buena calidad, nosotros aconsejamos Pantex-900 como pintura plástica de acabado mate y Soytex como acabado satinado, los dos de la casa Seigneurie, ya que tiene una muy buena textura de acabado y mucha cubrición (sobre todo en colores fuertes que es donde otras pinturas pierden cubrición), siendo tambien lavables. Como herramienta utilizaremos un rodillo de poliamida (coloquialmente llamado de hilo) del tipo antigota con pelo corto, un alargador para manejar el rodillo con las dos manos (esto lo agradecerán nuestros brazos), una brocha, a ser posible redonda, con pelos de cerda pura, para recortar los bordes y pintar los ángulos, y un rodillo pequeño recambiable, llamado bigotera, tan bien de poliamida del tipo ralla amarilla, esta bigotera nos servirá para aplastar las marcas que nos deja la brocha en las zonas donde tengamos que utilizarla.

      La primera mano de pintura la tenemos que aplicar muy diluida con agua (mas del 15%), ya que al ir más fluida penetrara mas en el soporte y quedara mejor anclada, dejando una buena base, conviene pasar una lija fina para suavizar la pared. La segunda mano y la tercera la aplicaremos con un 5% de agua aproximadamente. Al aplicar el material nos tendremos que preocupar en aplastar y peinar bien la pintura que estemos aplicando con el rodillo (no hace falta hacer fuerza) y llevaremos el rodillo siempre con pintura, nunca seco ya que podría dejar ráfagas. Algunas veces hay que aplicar otra mano para que la pintura quede uniforme en color y brillo, ya que existen variables como el color que estemos aplicando y el soporte que tengamos, que nos obligaran a esto.

      La laca al agua que aconsejamos es Neostar mate o Neostar satinado, y Premior brillo de la casa Seigneurie ya que son productos que dejan una película dura y robusta, lisa y con tensión, lo que le confiere mucha lavabilidad con resistencia a los golpes y una textura de acabado excelente, en el caso del color blanco no amarillea jamás, son de fácil aplicación y secado rápido. Lo primero es preparar la pared con un fondo sellador del tipo Selladora al agua Titán, una vez aplicada hay que pasar una lija fina para quitar el repelo que deja. Después aplicaremos dos manos de laca sin diluir, ya que vienen al uso. Como en el capítulo de la pintura plástica en algunas ocasiones hay que aplicar otra mano. La aplicación es básicamente la misma que en el caso de la pintura plástica, con la diferencia de que aconsejamos utilizar rodillos de fibra tipo microstar o lana del tipo velour, los dos de pelo cortó. Hay que tener muy en cuenta que cuanto más brillo tiene el acabado mejor se ven los defectos de la pared, por lo que más cuidado habrá que tener en el paso de emplastecer y lijar. 

      En cuanto a la laca al disolvente utilizaremos una de fácil aplicación, que nos deje un acabado sedoso de gran finura, que sea resistente a los roces y por supuesto lavable, como la laca Titanlak de acabado satinado o Titanlux Mate al uso, las dos de la casa Titán. Al igual que la laca al agua tenemos que preparar la pared con una base, solo que esta vez utilizaremos una selladora al disolvente Titán, lijándola posteriormente con una lija fina. Para la primera mano utilizaremos un rodillo de lana tipo velour o un rodillo de espuma y para las ultimas manos (en principio habrá que aplicar entre dos y tres manos) utilizaremos un rodillo de espuma o un rodillo flocado que tiene aspecto de terciopelo con los bordes redondos, para no dejar marcas, al principio aplastando un poco la pintura, y al final pasándolo suavemente.

      Estos materiales se pueden adquirir en una infinidad de colores, ya que hay unas cartas cromáticas donde puedes elegir el color o los colores que deseas combinar con tus muebles y cortinas de la habitación o entre las paredes que vas a decorar.

http://www.pinturaslagun.es