Cuando realizamos una obra o reforma en un sótano, o lugares con poca ventilación, tenemos el problema de que el yeso o enfoscado que hemos aplicado no nos seca. La humedad necesita un espacio por donde salir al exterior, de lo contrario permanecerá durante mucho tiempo, no pudiendo se aplicar el revestimiento o pintura con el cual queremos acabar la obra. Los clásicos cañones de secado, que son de combustión, necesitan mucho oxigeno para poder quemar el gas-oíl o hidrocarburo que utilicen, y si no tenemos la suficiente ventilación quemaran incorrectamente, o directamente no funcionaran, pudiendo incluso producir mucho humo negro.

                Para estas situaciones existen unos aparatos llamados deshumificadores que mediante un ventilador integrado en el equipo, conduce el aire húmedo del recinto sobre un evaporador, el cual condensa esa humedad en agua y la deposita en un recipiente incorporado en la maquina. También se puede conectar un tubo que dirija el agua hacia un desagüe. Los deshumificadores solo necesitan conectarse a la red eléctrica, no siendo necesario ningún tipo de combustible. Esto nos garantiza la seguridad del aparato, pudiéndose dejar las veinticuatro horas del día en funcionamiento sin vigilancia. El consumo del deshumificador es de 0,94Kw/hora, poco más que el de un frigorífico y tiene un caudal de aire de 700m3 a la hora.

                Los deshumificadores se pueden alquilar en Pinturas Lagun, donde le aconsejaremos el tipo de aparato que mejor se adapte a su necesidad.

Publicado: 16 de Octubre de 2014