Publicado: 21 de Febrero de 2014

            Lo primero que tenemos que saber es que tipo de pintura tenemos en nuestra pared. Lo más habitual es que tengamos temple o pintura plástica, como ya comentamos en artículos anteriores, para averiguar esto debemos pasar un paño húmedo suavemente por el paramento, si el trapo se mancha es temple y si por el contrario permanece limpio es pintura plástica.

Para eliminar el gotele en el caso de que fuese temple, debemos mojar la pared. Lo mejor para realizar esto es añadir en un cubo con agua un chorro de jabón que haga espuma, por ejemplo de lavavajillas, con esto lo que conseguimos es que el agua se fije en la pared sin escurrir tanto, con lo cual se empapará mejor la pintura (también se consigue este efecto utilizando temple muy diluido en agua). Una vez humedecida y reblandecida la pintura procedemos a rasparla con una espátula, teniendo el máximo cuidado de no producir picotazos ya que luego tendremos que trabajar el doble para repararlos. Posteriormente aplicaremos, a rodillo o a brocha, una mano de fijador tipo Fijapren RX-500 diluido con un máximo de cuatro partes de agua y una de Fijapren, si el yeso está bien, mientras que si el yeso se encuentra en malas condiciones lo utilizaremos más puro. Con esto conseguiremos reforzar el yeso y hacer que no sea polvoriento para que tenga buena adherencia la siguiente fase. A continuación, aplicaremos una o dos manos, a espátula o llana, de masilla tipo Rualaix estándar, para la reparación y alisado del paramento. Cuando el Rualiax estándar este seco pasaremos una lija fina, a mano o con una lijadora tipo Planex, de esta forma quedará la pared perfectamente lisa y con buena textura para la posterior aplicación de la pintura que deseemos.

Para la eliminación de gotele terminado con pintura plástica, lo mejor es que si es un gotele muy grueso lijemos las puntas del gotele con una lijadora tipo Planex (que equipa un aspirador muy potente) y utilizando lija de grano grueso. Despues aplicaremos una mano de fijador tipo Fijapren RX-500 muy diluido, como explicamos anteriormente. Este paso que hemos comentado solo es necesario en goteles gruesos y no en goteles finos. Posteriormente aplicaremos una capa o dos capas, a llana o espátula grande, de masilla tipo Rualaix etiqueta roja o renovación, con lo que conseguiremos tapar por completo el gotele. A continuación aplicaremos masilla fina del tipo Rualaix etiqueta blanca o estándar de fácil lijado como capa de acabado, lijándola a mano o con una lijadora tipo Planex, así la pared quedará perfectamente lisa y con buena textura para la posterior aplicación de la pintura que deseemos, como hemos comentado en el capítulo del temple.

Para cualquier aclaración consulta o pregunta no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

comercial@pinturaslagun.es